a

Los buenos momentos están a un clic de convertirse en relatos inolvidables.

INSTAGRAM

Back to Top

Reportaje de boda

Una boda está llena de buenos momentos. Instantes únicos, detalles originales, emociones a flor de piel, hay alegría, diversión, lágrimas… y todo pasa demasiado rápido y es demasiado intenso para poder abarcarlo. Pero ahí están los reportajes de boda para rememorar cada uno de esos momentos una y otra vez. Por eso, elegir un buen fotógrafo de bodas es tan importante. Dejar en manos profesionales el captar cada uno de los detalles de una boda te permitirá revivir ese día tal cual fue. Y volverás a sentir todos los buenos momentos pasados ese día con tu familia y amigos.

Además, un fotógrafo de bodas profesional, como María Mira, hará un reportaje de bodas personal, original, natural y diferente. Porque en una boda hay muchas vivencias y sentimientos. El cariño de unos padres, la alegría de los amigos, el amor de los novios… captar cada uno de esos recuerdos imborrables y hacerlo con una fotografía profesional, cuidando cada detalle, hace que nuestros reportajes de bodas destaquen por su originalidad, su sensibilidad y su buen gusto.

Eso lo conseguimos porque trabajamos desde lo personal. Nos gusta escuchar, que las parejas de novios nos cuenten su historia, sus deseos y sus gustos. Para ello necesitamos pasar tiempo con ellos. Solo así podremos conocer a las parejas y a su entorno, descubrir su personalidad y su sensibilidad y podemos saber qué quieren de nosotros y cómo podemos hacer más fácil todo el proceso. Además cuando llegue ese gran momento podremos captar con autenticidad los gestos cómplices, la felicidad de una sonrisa o la alegría brillar en los ojos de los novios.

Porque en nuestro trabajo como fotógrafo de bodas la cercanía y la empatía es clave para ofrecer el mejor reportaje de bodas posible. Un fotógrafo de bodas tiene que sugerir y aconsejar, nunca imponer. Por ejemplo, si no quieren tener el típico posado tras la ceremonia, se pueden buscar alternativas que les gusten y les haga sentir cómodos. Crear una relación cómplice con los novios facilita mucho su trabajo y a ellos les ayuda a sentirse más relajados, porque perciben la profesionalidad del fotógrafo de bodas y tendrán la tranquilidad de saber qué dejan esa responsabilidad en buenas manos.

Y también se consigue que la fotografía sea natural. La clave de los reportajes de bodas originales radica en el fotógrafo de bodas capte cada uno de los momentos de manera natural, espontánea, sin forzarlos. Los novios, y el resto de los invitados, tienen que estar cómodos para salir naturales y así poder reconocerse y reconocer a su familia y amigos cuando pase el tiempo. Por eso es tan importante el trato cercano entre el fotógrafo de bodas y los novios. Así los nervios y la incomodidad de posar delante de la cámara desaparecerán y todo saldrá de una forma natural, sin artificios. Y así se consiguen imágenes naturales, atemporales, íntimas y cargadas de emoción.

Además en nuestro trabajo nos preocupa ser originales. No queremos ofrecer el típico reportaje de bodas. Intentamos buscar una fotografía diferente, pero sin artificios y con buen gusto. Tratamos de aportar la misma calidad que tiene una fotografía de autor a la fotografía de boda. Por ejemplo, damos mucha importancia a captar todos los detalles de una boda. Del antes, los momentos preboda donde las emociones están más a flor de piel, y del después, los momentos postboda donde la alegría se desborda, y de todo lo que ocurre entre medias. Desde los zapatos de la novio hasta las lágrimas de la familia y amigos, sin olvidar las alianzas o el vestido y el ramo de la novia. Cada uno de los detalles de una boda es un capítulo de esta historia y el trabajo de un fotógrafo de bodas es captarlos y reunirlos en los reportajes de boda para poder disfrutarlo siempre que se quiera.

Así se consiguen reportajes de boda con fotografías diferentes. Porque entre los momentos de felicidad de ese día pueden haber sorpresas inesperadas y diversión durante el banquete o en la pista de baile. O en el photocall. Porque con María Mira puedes tener tu propio photocall donde disfrazarse y divertirse con las tres propuestas que ofrecemos. Así crearás una de esas bodas originales y diferentes que habías imaginado. Y esos buenos momentos estarán presentes en el reportaje de boda y lo convertirán en algo más emotivo, más divertido y más real.

Pero los buenos momentos no son solo fotografías. También son palabras, música, risas, bromas… y todo eso es importante recogerlo para poder recordarlo más tarde con claridad. Para ello a nuestro fotógrafo de bodas le acompaña un servicio de vídeo de la boda. Para tener en dos formatos diferentes, digital y soporte físico, todos los detalles de boda que merece la pena rememorar.

Porque en una época donde lo tecnológico está de moda y el soporte físico parece cosa del pasado, el álbum de bodas sigue siendo imprescindible como soporte de recuerdos de los buenos momentos de ese día. Y más si ese álbum está hecho con profesionalidad, primando la calidad de los acabados, la fotografía de autor y el buen gusto. Con María Mira tendrás esos recuerdos guardados en un álbum especial, forrado en tela, con caja a juego e impreso en papel de alta calidad que permite que la fotografía perdure en el tiempo y se conserve como nuevo.

Además con María Mira no solo conseguirás recordar los buenos momentos de tu boda a través de una fotografía diferente y de un vídeo de boda original y divertido. También podrás diseñar con ella las invitaciones y toda la papelería del enlace. Así tendrás un diseño totalmente único y que refleje vuestra personalidad.

Por eso, cuando busquéis un fotógrafo en Valencia para el día de vuestra boda, no os conforméis con cualquiera. Elige un fotógrafo de bodas que haga una fotografía profesional y cree unos reportajes de boda diferentes, con buen gusto y sin artificios. Como María Mira. En esos reportajes de boda primara lo natural, los detalles de boda, la complicidad y el cuidado de cada una de las fotografías. Y todo ello de común acuerdo con los novios para que todo salga según sus deseos. Al fin y al cabo es su día especial y eso es lo que ellos querrán revivir tal y como pasó toda la vida.